Culture

La carga y el atado de pasto

Aquel viejo caminante, ha madrugado para llegar al lugar donde fuera el mercado principal de Quiruvilca, pero donde se realiza la tradicional feria del comercio. Ha llegado las papas, el queso, las ocas, el trigo, la cebada y el pasto fresco, aquel larguiducho alimento de los cuyes que cría mi madre. He aquí que regresa el viejo con una carga completa que le durará toda una semana.



Desde tiempos remotos, años atrás en los inicios de la explotación minera se podía ver conseguir el pasto que reservaba la pastera para aquellos que por motivo de trabajo no pudieron asistir a la feria. Ela los separa en pequeños atados, los cuales han llegado a costar hasta 50 centimos de nuevo sol, de 20 centimos que estuvo hasta hace 25 años.

No hay comentarios.

Leave a Reply