Culture

La lluvia que moja los pasos y lava la cara

Los cerros se mojan con la lluvia y los caminos parecen richuelos por donde navegan las lágrimas del pueblo. Las casas con techo de paja cuentan las gotas de lluvia que discurren por sus lados inclinados. La neblina sube y baja el cerro y humedece aquellos sitios escmpados.



La lluvia cogió en el camino a la vecina. Ella anticipó este suceso y llevó consigo su paragua, aquel instrumento que desvía la lluvia y evita que se moje la ancha espalda de su dueña.



Más tarde el granizo empieza a caer como perlas y golpean las orejas de infortunado sujeto que no llevó ni siquiera su poncho al paseo rutinario por la plaza de armas. Y al escampar se puede ver los techos de ternit o de paja cbiertos por una manta de granizo acumulado y algunos caminos suelen blanquearse y ponerse resbalosos.

No hay comentarios.

Leave a Reply